TRABAJO INDIGNO

No se quien fue el lumbreras que dijo: “el trabajo dignifica al hombre”. Hoy en día, aparte de ser políticamente incorrecta, por no incluir al género femenino, es completamente falsa en todo su sentido.
La sabiduría popular acuñó otra frase mucho más exacta como: “El trabajo envejece, embrutece y estropea la ropa”.

Autor: Tomas Navarro Navarro

No se quien fue el lumbreras que dijo: “el trabajo dignifica al hombre”. Hoy en día, aparte de ser políticamente incorrecta, por no incluir al género femenino, es completamente falsa en todo su sentido.

La sabiduría popular acuñó otra frase mucho más exacta como: “El trabajo envejece, embrutece y estropea la ropa”.

De un tiempo a esta parte, venimos observando como en el sector del transporte, cargadores y empresas,

están degradando progresivamente nuestro trabajo de conductor profesional, dándose circuntancias tan extrañas como que todos reconocen la dureza de este oficio, pero nadie lo pone en valor.

Al desarraigo familiar y social se suman la larga lista de carencias que acumulamos en nuestro penoso transcurrir diario, en pro de que el resto de la sociedad tenga puntualmente todo lo que necesita. Pero… ¿por que?

¿Tenemos menos derechos que las empresas?

Supongo que a todos nos es bien conocido, ese estribillo que nos cantan cuando hartos de nuestra situacion protestamos: “Si no estas bien te puedes ir”, o este mas común, “A lo mejor te has equivocado de trabajo”.

Bueno, a lo mejor los que se equivocaron de trabajo fueron ellos, pues son incapaces de dirigir su propio negocio en base a las normativas legales vigentes, son incapaces de hacer una ecuación tan sencilla como: Si mis costes son 10 y quiero ganar 1, no puede hacer un viaje por 9 . Salvo que nos convenzan que el problema somos nosotros, aceptemos trabajar por 8, y además les trabajemos doble jornada por la mitad de salario.

En un sistema capitalista como el nuestro, todo tiene un precio fijado, menos nuestro trabajo.

En cualquier fábrica, si produces más, te bonifican. En los camiones, si produces más, te multan, y encima quieren que la paguemos nosotros.

En las normas contractuales de las empresas, se utilizan mucho la expresión “de buena fe” y ese es el espíritu que debe predominar en las relaciones laborales, pero… “la buena fe” para la mayoría de empresas, solo significa o te la tragas y haces lo que yo quiero o ya sabes…¿Quién convierte este trabajo en indigno?

No existen varitas ni soluciones mágicas, sólo existen personas íntegras y comprometidas para revertir esta situación, solo nosotros con nuestra actitud, quizás algun día podamos hablar en primera persona y contarle a nuestros hijos, que no solamente fuimos capaces de abastecer a la sociedad de todo lo que necesitaba, si no también hacerlo con un trabajo digno.

¿Tú que le contarás a tu hijo?

1 pensamiento sobre “TRABAJO INDIGNO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *